Saltar al contenido
Los valores

La tolerancia

la-tolerancia

La tolerancia es un valor moral que implica el respeto íntegro hacia el otro, hacia sus ideas, prácticas o creencias, independientemente de que choquen o sean diferentes de las nuestras.

El concepto de tolerancia parte de un hecho de que todos los individuos somos distintos y esas diferencias deben ser consideradas como fuente de progreso para la sociedad, permitiendo hacer más provechosa la convivencia entre hombres y mujeres.

Una persona tolerante puede aceptar la diversidad de opinión, social, étnica, cultural y religiosa, es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona.

Para llegar a ser tolerante se vale de los conocimientos que ya tiene o adquiere, conocimientos especiales para entender la diversidad, se comunica bien y frecuentemente con quienes la rodean, tiene una actitud de apertura con respecto a las otras expresiones y, aunque reconoce las diferencias de los otros, siempre busca la armonía.

La tolerancia es el requisito indispensable para vivir en familia y en comunidad, el elemento más importante para poner fin a la violencia.

Una de las causas de los mayores guerras y conflictos en el mundo es la diferencia de cultura e ideología. Es bastante frecuente que cada corriente científica, espiritual y filosófica, entre en conflicto con otros sistemas de pensamiento.

Después de todo, los seres humanos proponen ideas para resolver los problemas del mundo, y la perspectiva de cómo funciona el mundo son la base para el avance de la sociedad, por ello es normal que corrientes de pensamiento se rechacen por sus diferencias.

La ideología es un segmento muy fuerte de la identidad, y por esta razón los seres humanos están dispuestos a defender a muerte sus ideas.

Eso significa que la tolerancia más que todo, no se trata de un ejercicio sobre los demás, sino de un ejercicio de control y comprensión sobre uno mismo.

Para llevar a cabo la tolerancia, además de participar activamente en respetar y comprender, no se ejercita completamente si un individuo no es capaz de desprender sus emociones de sus ideas.

La tolerancia también implica ser razonable y objetivo, de manera que puedas reconocer la esencia que está en las otras personas a pesar de las diferencias. La tolerancia implica ir más allá del “yo” también tenemos el valor de la autonomía te recomendamos leer este importante valor.

Ejemplo  de tolerancia

Aceptar las creencias de los judíos a pesar de la formación religiosa de cada quien, esto incluye cualquier religión, incluso ateos y agnósticos.