Saltar al contenido
Los valores

La solidaridad

la-solidaridad

La solidaridad es el apoyo a una causa o al interés de otros sobre todo cuando se viven experiencias difíciles.

La solidaridad es uno de los valores humanos por excelencia que se define como la colaboración mutua en las personas, es aquel sentimiento que mantiene a las personas unidas en todo momento, es sinónimo de respaldo, ayuda, protección, que cuando persigue una causa justa cambia el mundo y lo hace mejor para todos.

La persona solidaria no duda en colaborar y apoyar a todos aquellos individuos que se encuentran en situaciones desfavorecidas, lo que permite distinguirse de las personas indiferentes y egoístas que solo piensan en sí mismas y efectúan cada acción evaluando su propia conveniencia.

Que implica la solidaridad como valor

Por eso, ser solidarios implica que reconocemos el valor de cada persona y contribuimos a que pueda realizar sus proyectos de vida, al ayudar a otros la persona se siente bien consigo misma porque no se siente sola, ha creado un vínculo, una unión con el otro, aunque jamás lo haya visto ni lo vaya a conocer.

La mayoría de las veces, este valor es usado cuando las personas se encuentran en situaciones difíciles he inestables. Cuando ya no se sabe que más hacer o que más dar para generar esa sensación de ayuda a otros o hasta la sensación de valer más allá que solo lo material que se pueda poseer.

La solidaridad no es un valor que las personas usan al cien por ciento en sus vidas, si es un valor que se enseña desde la niñez, el dar sin esperar nada a cambio, el saber que puedes sentirte bien con solo hacer el bien. Pero es contradictorio, cuando te enseñan que puedes dar sin esperar nada, y a la vez dar para que te retribuyan de algo de igual valor o más. Eso ya no es solidaridad, es interés.

Si das algo es porque se desea, si prestas esa ayuda o esa mano que otros necesitan es porque así puedes proveer de algo más que solo un sentimiento vació.

La solidaridad es lo que no todos comprenden o hasta ponen en práctica. No se debe esperar a que se presente un momento difícil, como el ejemplo dado. Se tiene que dar día a día, en cualquier momento y a cualquier persona.

Ejemplo de solidaridad

Cuando un terrible terremoto causó graves daños en la Ciudad de México. El mismo día del temblor, cientos de miles de ciudadanos salieron a las calles para ayudar en las labores de rescate.