Saltar al contenido
Los valores

La independencia

la-independencia

La independencia es todo ser o toda cosa que puede existir o funcionar por sí mismo, sin que deba aceptar, tolerar o permitir interferencias de cualquier índole. Un ser humano es independiente cuando puede valerse por sí mismo, asumir sus responsabilidades y satisfacer sus necesidades sin recurrir a otras personas, objetos o sustancias.

Una persona independiente, es la que decide sobre su vida, de su actuar, y de pensar  teniendo conciencia de sus derechos como ser humano, y también de sus deberes.

Ser independiente, es ser atrevido para convertir la realidad en lo que se sueña, es ser responsable para decidir cumplir nuestros sueños y asumir lo que ello conlleve sin pasar por encima de los demás.

La independencia en su sentido más general implica la libertad, y por eso en una cultura de paz es indispensable que todos sean libres, hombres y pueblos, por lo que la independencia debe ser un valor muy importante a desarrollar en todos los países, pues solamente cuando todos las personas son independientes puede haber una verdadera paz.

Tener la capacidad de enfrentar cuenta por propia el día a día de la vida siembra la capacidad de ser competente y responsable. La capacidad de resolver problemas de manera competente nos hace confiables para las demás personas, ya que seríamos capaces de solucionar conflictos como para que otras personas puedan apoyarse en nosotros.

La independencia no sólo es financiera, sino también emocional. Saber estar solos y ser felices con nuestro propio ser, es una piedra angular para el alcance de nuestra felicidad y nuestra salud mental. Incluso si se vive en pareja, la independencia emocional nos hace maduros, sabios y más fuertes emocionalmente y contribuye a ayudar a tu pareja cuando necesite alguien en quien apoyarse.

También para el liderazgo efectivo, la independencia de pensamiento permite la creación de soluciones e ideas con las que puedes inspirar y motivar a las personas para el logro de un objetivo común.

A fin de cuentas, o controlas tu vida o la vida te controla a ti. Para un estilo de vida óptimo el primer paso es ser independiente; si no dependes de otras personas tienes tus necesidades cubiertas para poder enfocarte en las formas en que puedes construir una vida soñada.

Ejemplo: Para lograr la independencia de los padres, se debe encontrar un trabajo que permita a esa persona afrontar los gastos económicos sin la ayuda de nadie.