Saltar al contenido
Los valores

La bondad

la-bondad

La bondad es la disposición permanente para hacer el bien, de una forma amable y generosa, las personas bondadosas sienten un gran respeto por las personas y se preocupan por su bienestar y se inclina por evitar el sufrimiento, es decir, realiza el bien en beneficio de los demás.

En este sentido se considera que una persona tiene la cualidad de la bondad cuando siempre se mantiene dispuesta a ayudar a quien lo necesita, cuando se muestra compasiva con las personas que se encuentran sufriendo por distintas circunstancias y también cuando mantiene una actitud amable y generosa hacia los demás.

La falta de bondad es consecuencia del egoísmo, la mezquindad y la ausencia de grandeza humana, debemos siempre trabajar para vivir todos en armonía y en paz. La bondad es una de las cualidades humanas que mejor reflejan la esencia humana, pues la persona bondadosa es buena y benévola.

Les gusta hacer el bien a los demás, y lo hace con afecto, comprensión y respeto, todos debemos ser bondadosos para que con el mismo bien que obremos se nos devuelva en vida y salud.

La bondad es uno de los valores mas importantes del ser humano

Historia para enseñar a niños este valor

Que mejor manera que aprender de la bondad que a través de una de las tantas historias creadas para enseñar a niños el valor de la bondad a otros, sin malicia, sin avaricia y con aspectos entretenidos para el entendimiento de los más pequeños y la comprensión inmediata para los más grandes u adultos.

Cuenta la leyenda que en las elevadas montañas en china se encontraba viviendo un anciano llamado Tian, donde la única compañía que precisaba era el de las cigüeñas, daba de alimento, cariño y cuidados a ellas y sus polluelos. Muchos ciudadanos del pueblo vecino lo consideraban el señor d las cigüeñas.

Un día fue hasta el pueblo para observar a las personas y ver si eran buenas y compasivas, se visto de lo mejor de tenia y se montó en una de sus tantas cigüeñas para que lo llevara volando al pueblo. Al llegar observo que había un hombre pobre y muy enfermo envuelto en harapos.

Al verlo le pregunto que, si sería capaz de cambiar su ropa por la de él, luego le explico que deseaba ver si las personas serian bondadosas con el aun cuando no sabrían quién era realmente.

El hombre enfermo lo acepto y le dijo que sí. Luego que se cambiaran Tian fue a la plaza del pueblo y se sentó en el piso, pedía ayuda y nadie le daba una mano amiga, al pasar las horas y ver que nadie le daba una ayuda se para y entra a una posada, presentaba una vestimenta sucia y roída, con mucha hambre se acercó al dueño y le explico que presentaba mucha hambre pero que no poseía nada para pagar por un plato de comida. El propietario solo lo miro y le dijo que pasara, que con gusto le ofrecía algo para comer. Le trajo a Tian una sopa caliente con un pedazo de pan.

Al siguiente día Tian hizo la misma dinámica, el propietario de la posada solo lo miro, sonrió y lo invito a pasar, le ofreció un plato de un rico arroz.

Tian hizo esta dinámica por varios días hasta que en uno de eso días Tian le dijo al dueño de la posada, que ha sido un gran hombre, muy bueno con él y por lo tanto le tiene una gran deuda por su tan generosa y bondadosa ayuda.

El posadero, le dijo que no se preocupara, que él no hacia esto para obtener ninguna retribución, que el ayudar a otros solo alimentaba su felicidad.

Tian, igual le seguía manifestando que era su deber ayudarle de regreso por esta gran ayuda que le fue prestada- Tian saco una bolsa, en donde tenía unos pinceles y frascos de pintura, comenzó a pintar en una de las grandes paredes de la posada un árbol con muchas cigüeñas posadas en sus ramas. El pasadero a observar gran arte exclamo con asombro y gozo, cuan hermoso regalo. Tian a observar cuanta dicha permitió que las cigüeñas cobraran vida y comenzara a bailar- Tian explico al posadero que ahora sus clientes estarán contentos por hermoso espectáculo.

Luego de observar esto el posadero le pregunto a Tian, que quien era él y como pudo realizar esa acción. – Tian solo se marchó sin responder

Pasado el tiempo el pasadero comenzó a tener mucha más clientela, y a recibir a todo aquel que necesitara de un plato de comida y no poseyera de dinero para pagarlo.

Tian volvió a la posada, y el dueño lo recibió con alegría y mucho gozo, contándole como luego de lo que él le ofreció su negocio prospero tanto y preguntándole como podría recompensarlo

Tian le contesto que solo debía seguir haciendo lo que hacía, ofrecer esa generosidad y bondad que fue dada a él y ofrecida a muchos más y los frutos serían muy bien recompensados.

Ejemplo de ser bondadosos:

Cuando regalamos algunas pertenencias que ya no necesitamos y que están en buen estado a los demás y a los que nada tienen.

Te invitamos a leer mas acerca de que son los valores en nuestro sitio web.

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
El valor de la bondad
Author Rating
51star1star1star1star1star