Saltar al contenido
Los valores

La confianza

la-confianza

La confianza es un valor muy importante que debe alimentarse constantemente con amabilidad, cordialidad y con la tolerancia se afianza la superación de dificultades en la búsqueda de la confianza.

Es uno de valores más importantes. Confiar significa tener Fe en uno mismo y en los demás. Confiar es creer, muchas veces sin ver, que  vamos a conseguir  aquello que nos proponemos.

Al igual que confiamos en nuestra familia y amigos, también debemos confiar en nosotros mismos.

Una persona confiada es aquella que da por cierto todos esos valores positivos en sí misma y en las demás. Tiene seguridad y mira con fe los aspectos valiosos de los seres humanos, por lo que espera que todos tengan una conducta favorable.

La confianza nos ayuda a seguir adelante con nuestros propósitos pese a los reveses, el desánimo o las dificultades que nos pueden suceder a lo largo de la vida.

En este sentido, implica la convicción de que, valiéndonos de nuestras fortalezas y virtudes, seremos capaces de lograr lo que nos propongamos.

Cuando confías en ti mismo, aceptas retos y te planteas metas cada vez más altas, porque sabes que las lograrás, porque crees en tu fuerza interna y en tu capacidad de llegar a la cima.

La confianza te hace fuerte frente a un mundo que quiere hacerte dudar gracias a ella es posible avanzar y crecer como personas de bien.

La confianza es usada en dos casos, una es cuando se da desde el principio pensando que todas las personas poseen los valores principales y los usan adecuadamente, y en otros casos el valor de la confianza debe ser ganado, mecanismo que es usado para prevenir malestares u obtener aspectos negativos de otros.

Es un valor que debe ser alimentado, todo niño presenta el valor de la confianza muy establecido en su vida, el padre debe enseñarle que aun cuando esta es importante, no solo para dar a otros sino para sí mismos, que debe entender que no todos pueden ser candidatos para ofrecer ese valor.

Es un valor precioso, si presentas una confianza ciega en tus acciones, metas y planes puedes obtener más aspectos positivos que negativos.

Algunos asocian la confianza con la ingenuidad, y no es ser ingenuo es saber y valorar eso que sabemos que permitirá alcanzar metas más allá de las previstas.

La confianza no debe ser ciega, pero tampoco puede ser negada. Hoy día es un valor no dado a cualquiera y mucho menos se es esta permitido no poseerlo.

Si el hombre no hubiera tenido confianza en sí mismo para ir más allá, la humanidad no fuera lo que es hoy día, influyente, perseverante, creativo y un sin fin de cosas positivas para esta.

Ejemplo: Cuando invitas a salir la persona que te gusta porque tienes la confianza de que te dirá que sí.