Saltar al contenido
Los valores

La adaptación

la-adaptacion

La adaptación es un proceso de reacomodación o ajuste de las personas a otro entorno al cual no están acostumbrados, la adaptación social significa los cambios que deben operarse en una persona originados en las distintas circunstancias que se modifican en su entorno humano y las exigencias que ese medio le impone.

La persona deberá adaptarse a cumplir con las normas de usos y costumbres, morales y sobre todo jurídicas, si quiere se quiere encajar. La adaptación al cambio está acompañada a nivel emocional, de un poco de estrés porque cuando el ser humano tiene que abandonar su zona de confort y salir del terreno seguro y conocido, se siente incómodo.

Sin embargo, nos adaptamos a lo nuevo desde que somos bebés, el valor de la adaptación no consiste solamente en aceptar todo lo que pasa, en algunas ocasiones también te llama a que modifiques lo que hay a tu alrededor según tus gustos, sentimientos e intereses.

Una persona desadaptada se aleja de los demás y corre el riesgo de quedar sola, por eso debemos buscar la forma de adaptarnos para estar bien con el entorno y sentirnos a gusto con las personas alrededor.

No se debe confundir el valor de la adaptación con la conformidad, no es lo mismo cuando te quedas sin hacer nada por el simple hecho de una conformidad y no querer luchar o querer algo mejor, a querer llegar a un lugar y entender que hay cosas que aun cuando no son de tu atractivo, o tu forma de actuar se debe adaptar esa forma o situación para evolucionar y llegar a ese tramo requerido.

Muchos trabajos necesitan de una adaptabilidad, hasta las situaciones de la vida presentan acciones en la cual la adaptabilidad es necesaria y obligatoria.

Como ser humano que no presente algún problema más allá de sus posibilidades, puede ejercer el valor de la adaptación, si no lo presentas la angustia, ansiedad y hasta la infelicidad por no lograr u obtener lo que se espera.

Día a día hay cambios, y siempre se manejan de buena manera al ser capaz de adaptarse a esos cambios. Algunos pueden ser grandes y otro ni se pueden llegar a notar, pero están presentes.

Ejemplo: Cuando cambiamos de escuela o trabajo debemos adaptarnos con los nuevos compañeros para que el ambiente sea confortable.