Saltar al contenido
Los valores

El éxito

el-exito

El éxito, por lo general, se asocia al triunfo o al logro de alguna meta que nos hayamos propuesto, así como a la obtención de un reconocimiento debido a nuestros méritos. En este sentido, podemos considerar como un éxito todo aquel resultado de alguna acción que nos genere una sensación de realización y de bienestar o, en resumidas cuentas, de felicidad.

Está definido por cuánto trasciendes como ser humano y lógicamente para trascender haz debido influenciar positivamente en las personas que te rodean, en tu familia, en el trabajo, en tu comunidad, en tu sociedad, en tu país y en el planeta.

El éxito, es lo que consigues con cada camino que emprendes, es el sentimiento de autorrealización y el resultado de un desarrollo personal constante. Alcanzar el éxito es cumplir los sueños que llevamos dentro, es alcanzar nuestras metas, es vivir como realmente lo deseamos.

El éxito en la vida está tanto en los grandes empeños como en las pequeñas acciones, en la voluntad para superar las adversidades, en la conciencia de nuestras competencias y capacidades y en las ganas de ser siempre mejores y salir adelante.

La obtención del éxito es uno de las ideas más provocativas entre las personas, además del amor. Y también es uno de los valores que más se malinterpretan por las personas cuando la mayoría asume que es cuestión de suerte, e ignoran todo el sacrificio y tiempo que construyen poco a poco el éxito.

Todos desarrollan sueños a lo largo de su vida, quizás parar rendirse al primer obstáculo, y se cuentan historias como “soñar grande es malo”, “no es posible”, “es cuestión de suerte”, “no puedes hacerlo”. Cuando en realidad los hechos en la vida no ocurren, se hace que ocurran.

El éxito implica grandes cantidades de trabajo y sacrificio, hasta incluso sufrimiento, porque la realidad es que nada es fácil en la vida y aquello que lo es no vale realmente la pena. Asimismo, los sueños requieren persistencia para intentar una, y otra, y otra vez por más difíciles que puedan ser las situaciones.

Pero también es necesaria la inteligencia. Como dice una frase célebre del científico alemán Einstein: “La locura es intentar lo mismo repetidas veces esperando diferentes resultados”.

Si buscas el éxito ten por seguro que tendrás obstáculos y dificultades, pero es la inteligencia la solución.

Ejemplo: cuando tu esfuerzo se ve recompensado al graduarte con las calificaciones más altas.