Saltar al contenido
Los valores

Valores Humanos

Valores humanos

Filosóficamente, los valores son cualidades que hacen un ser humano sea considerado una persona correcta o incorrecta.

¿Que son los valores humanos?

En este sentido, los valores humanos corresponden a las creencias que tienen las diferentes sociedades culturales respecto a lo que se considera correcto y lo que no. Por lo que podríamos decir que un valor humano es una virtud, y a pesar que con el paso de los años las costumbres y creencias cambien, hay valores humanos que tienen  o tendrían que prevalecer.

Los valores humanos también pueden relacionarse con las leyes, por lo que a veces las personas cumplen con estas obligaciones no porque deseen actuar correctamente sino para no cometer algún delito, por ejemplo, no pasarse una luz roja del semáforo, cuando deberíamos actuar correctamente por conciencia, no por obligación.

Actuar bajo los diferentes valores humanos nos permitirá sentirnos mejor con nosotros mismos, nos ayudará a vivir con integridad, nos permitirá tomar las decisiones correctas en cada etapa de nuestra vida y sobre todo, nos dará el beneficio de crear buenas relaciones interpersonales con la gente que nos rodea.

Entre los valores humanos podemos mencionar:

La responsabilidad, ya que cada persona debe hacerse responsable de sus actos y tomar decisiones responsables en cada ámbito de su vida. La responsabilidad es una cualidad que poseen las personas que son capaces de cumplir con sus obligaciones y actuar de forma correcta.

La justicia, ya que se debe reconocer y respetar los derechos de los demás. Toda persona que sea justa debe ser sincera y dar a los demás lo que corresponde. Por tanto en la justicia debe existir equidad, ética y honradez.  Asimismo para hacer justicia hay que ser imparcial y objetivo, de lo contrario se estaría siendo injusto.

La caridad o sensibilidad, para desear y hacer el bien por el otro. Debemos ser sensibles ante las necesidades de los demás, esto nos permitirá ser personas más empáticas, lo que a su vez nos creará el deseo de ayudar a los demás cuando pasen por algún momento de dificultad.

Humildad, es muy importante ser humildes con nosotros mismos y con los demás, reconocer que todos, incluyéndonos, no solo somos virtuosos sino que también tenemos defectos. Siempre hay que aceptar los errores con humildad, ya que estos nos dejan siempre una lección para el futuro. Así como también es importante ser humildes ante las victorias, no ser soberbios con las virtudes y cualidades que poseamos, sino que usarlas en la medida de lo posible para ayudar a los demás. Mientras más humilde se sea, más grandeza se adquiere en el corazón de los otros.

Prudencia, ante cualquier situación en la que estemos es vital que seamos prudentes y nos tomemos nuestro tiempo para juzgar dicha situación, también debemos ser prudentes al momento de conocer una persona o incluso con las personas que ya conocemos. Cuando somos prudentes reflexionamos de forma sabia para tomar buenas decisiones. Además, ser prudente también consiste en reflexionar sobre la consecuencia de nuestros actos incluso antes de realizarlos. La prudencia se va perfeccionando con el paso de los años a medida que se va madurando mediante la experiencia, por lo general, una persona adulta es más prudente que un adolescente. Para ser prudente es importante tomarse el tiempo para analizar la situación en la que se esté y no actuar por impulso.

Honestidad, se supone que como seres humanos correctos debemos decir la verdad ante cualquier situación, incluso, las mal llamadas “mentiras blancas” no deberían forma parte de un ser humano que se considere honesto. La honestidad supone no poner nuestras necesidades e intereses por encima de la de los demás. Por supuesto, ser honesto con alguien no significa ser hiriente, la honestidad debe ir acompañada del respeto, ya que se debe tener consideración de la otra persona.

Respeto, como mencionamos anteriormente, el respeto no es más que un sentimiento de consideración por la otra persona, consideración por lo que siente, por lo que piensa, por cómo actúa, entre otros. El respeto es un valor humano de vital importancia ya que nos ayuda a crear relaciones interpersonales saludables y exitosas con los demás.

Solidaridad, relacionado con la caridad y la sensibilidad, la solidaridad es uno de los valores humanos al que a veces no le damos tanta importancia cuando nos enfocamos demasiado en nuestra propia vida. La solidaridad no es más que ayudar a quienes lo necesitan, pensar en el otro y no solo en nosotros mismos.

Las acciones solidarias que un ser humano realiza no solo trae satisfacción para los demás sino también para sí mismo, además, sirve de ejemplo para la sociedad, familia, amigos, adolescentes y niños que pueden aprender desde jóvenes mediante el ejemplo. Podemos ser solidarios de muchas formas como: donar sangre, donar juguetes, ropa o medicamentos, dar de comer a personas sin hogar, rescatar animales, realizar proyectos comunitarios, entre otros.

Perseverancia, es uno de los valores más importantes que forman parte del crecimiento del ser humano, de su desarrollo como buena persona. Es importante recordar que a medida que crecemos nos vamos a encontrar con retos, obstáculos y dificultades, muchas de estas nos causarán frustración, desánimo, deseos de rendirnos, abandonar o de tomar una ruta fácil, una salida, que muchas veces nos puede llevar por el camino incorrecto, haciéndonos daño tanto a nosotros mismos como a quienes nos rodean.

Cuando nos perdemos en el desánimo y la desesperación podemos actuar de manera incorrecta, incumpliendo muchos de los valores mencionados anteriormente, esto puede catalogarnos ante la sociedad como un ser humano incorrecto, de malos vicios, de malas influencias, entre otros. Por eso es importante ser perseverantes no solo ante nuestros objetivos, sino también para actuar forma correcta, ya que esto siempre trae su recompensa.

Recordemos que siempre estos y los demás valores humanos existentes siempre traerán beneficios para nuestras vidas y que al ponerlos en práctica enseñamos a los demás con nuestro ejemplo, no importa el sitio y la época en la que vivamos, una buena acción siempre ayudará a crear una mejor sociedad.