Saltar al contenido
Los valores

La sabiduría

la-sabiduria

La sabiduría es una cualidad que se atribuye a quien posee una gran cantidad de conocimientos y los usa con prudencia y sensatez, es tener en nuestra mente y nuestro interior el aprendizaje de aquello que nos hace mejores personas cada día. El valor de la sabiduría se pone en práctica con la aplicación de la inteligencia en la experiencia que nos da la vida cotidiana.

El valor de la sabiduría nos ayuda a mantener mayor entendimiento sobre las cosas que nos rodean y a tomar medidas para enfrentar con mayor éxito lo que nos espera, nos permite sacar conclusiones y reflexionar de una forma más ordenada y justificada, pero se trata de un rasgo del carácter que solamente se puede obtener mediante el estudio y la dedicación.

El valor de la misma nos arma de conocimiento para resolver problemas, evitar o impedir peligros y alcanzar nuestras metas. Una persona sabia, es la que reconoce el momento de actuar, de hablar y de callar en su vida, es la que sabe cuándo debe seguir y cuando necesita descansar.

De la misma forma en que un solo dominó puede hacer caer una gran cadena, la sabiduría es el componente que pone en orden nuestra vida. Puede definirse como inteligencia práctica, y a diferencia de lo que se imagina, una persona sabia no es alguien que se sabe de memoria 300 libros.

Conocer información no es lo mismo que saber. Puedes recordar la información de cientos de libros, pero eso no te hace una persona sabia; es la comprensión profunda de aquello que conoces y la forma en que lo aplicas en la vida.

Así como también es reconocer lo que no se sabe y en qué momento es mejor simplemente no pensar y reconocer lo que no se sabe. Por eso, ser sabio no es lo mismo que ser un intelectual. Como decía el filósofo chino Lao Tsé: “El sabio domina el no pensar.”.

La vida se caracteriza por abrumarnos con todo lo que no sabemos; por ello la razón lógica no siempre será la respuesta. Actuar con sabiduría representa aplicar el conocimiento práctico que puede extraerse de una situación, así como también el conocimiento existencial que aprende una persona de sus experiencias y memorias vividas en el pasado.

 

Ejemplo: En el hogar cuando alguien provoque a otro miembro de la familia para pelear demuestra que eres sabio y actúa de manera pacificadora.